El SEO es el aire que respira tu web para subsistir

Por la década de los 90 cuando surgirían los primeros motores de búsqueda en Internet. Se crearon bastantes, hasta que en 1996 apareciera el gran Google. Por aquel entonces, hubo quien empezó a darse cuenta de que se podía ganar dinero a través de la red de redes. Así surgiría la idea de que se necesitaba atraer tráfico, y la mejor vía para hacerlo era mediante los buscadores.

El SEO constituye el proceso para mejorar la visibilidad de una página web en los resultados de los distintos buscadores. Se trata de una rama de conocimiento que ha variado a lo largo de los últimos tiempos. Las actualizaciones que se han realizado en el algoritmo de Google han ido dándole un giro radical a este concepto.

La importancia del SEO reside en que este constituye la mejor forma de que los usuarios encuentren una página web mediante las búsquedas en las que dicha web es relevante. Los usuarios están buscando algo y nuestra web, aparece entre las primeras que muestra el buscador.

El posicionamiento hace que la página sea mucho más visible, lo cual genera unas mayores posibilidades de que el usuario entre a visitarla.

El tipo de optimizaciones que hay que llevar a cabo para ganar visibilidad en buscadores no es precisamente sencillo, ya que hay multitud de factores que se deben tener en cuenta.

Si sumamos la importancia del SEO a la dificultad que puede suponer adaptar una web a sus criterios, tenemos como resultado que, se ha convertido en un apartado más dentro de los planes de marketing digital de todas las empresas de renombre.

El SEO on-page, se basa en la relevancia. Asegura de que la página se encuentre optimizada. El SEO on-site se incluye la optimización de keywords, la experiencia del usuario, el tiempo de carga, el formato de las URL y la optimización del código.

El SEO off-page, centrado en factores exteriores a la página web en la que se trabaja. Los principales factores:

Presencia en las redes sociales, enlaces, las menciones en medios locales, la autoridad de la marca, y el CTR obtenido por los resultados en el buscador.

Black Hat SEO y White Hat SEO

El Black Hat SEO hace alusión a técnicas no muy éticas para intentar un mejor posicionamiento en los motores de búsqueda.

El White Hat SEO se refiere a otras técnicas más correctas a nivel ético, y que respetan las directrices marcadas por los buscadores a la hora de posicionar una página.

El proceso de rastreo e indexación

El rastreo recorre la página web, rastreándola a través de los bots.

Es importante que la estructura de enlaces sea buena.

El rastreo comienza con una lista de direcciones web de anteriores rastreos.

Los motes de búsqueda tenían por base el número de veces que una palabra se repetía. Hoy en día, estos buscadores han afinado su criterio, basándose en gran cantidad de elementos distintos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *