Review Lulzbot Mini. Impresora 3D profesional de escritorio.

Merece la pena el dinero extra, gracias a la excelente calidad de impresión y la velocidad de los componentes y la gama tan amplia de materiales que admite.

El interruptor de encendido y la conexión USB, se encuentra en la parte delantera de la máquina, para un mayor acceso o una mayor facilidad de acceso y solo la conexión de corriente se encuentra en la parte trasera. La lista es interminable ya que admite ABS, PLA, HIPS, PVA, madera Policarbonatos, nylon, PETG, conductivos ASA, polibarbonato con ABS y flexible.

Consigue guiar mucho mejor el filamento flexible pero ya os digo este cabezal que trae por defecto lo imprime sin ningún tipo de problema, en cuanto al software de laminado es una marca open-hardware y open-software, por lo que podemos utilizar cualquiera de los disponibles en el mercado, tanto los gratuitos como los de pago.

Lo buscamos en Google, descargamos la versión de nuestro sistema en nuestro ordenador, en cada una de las versiones muestra paso a paso como es su instalación.

Una vez iniciada y completada la instalación, deberemos de darle permiso a esta aplicación ya que no viene identificada por un desarrollador autorizado. Tras realizar este paso y ejecutar la aplicación.

En el perfil básico nos aparecen los materiales ordenados por niveles de dificultad pero nosotros nos iremos al panel avanzado para tener un mayor control de la máquina, este es recomendable para usuarios que ya tengan experiencia con la impresión en 3D.

Para iniciar la impresión simplemente colocamos nuestro modelo, configuramos los parámetros de impresión y mediante el panel de control, lanzamos la impresión, controlando la temperatura.

En cuanto al soporte técnico es excepcional.