Zapatillas impresas en 3D que se adaptan a tus pies

Este zapato está impreso en 3 piezas distintas. La parte superior, la media suela y la suela. Las imprimen en impresoras distintas y después las ensamblan.

El proceso no implica solamente una impresora 3d tienen también zapateros. La fabricación no está totalmente automatizada. Los robots y los humanos trabajan juntos por eso dicen que son zapateros digitales. Han hecho que el proceso de compra de los zapatos sea lo más sencillo posible. De hecho, basta con tener un Smartphone.

Desde tu smartphone te descargas una aplicación tomas 3 fotografías y obtienes un modelo tridimensional de tu pie en menos de un minuto. Es increíble. No se necesita tecnología de otro mundo, solamente tu móvil y un folio en blanco y se genera algo parecido a esto.

Este es un modelo tridimensional que imprimieron y que muestra cuánto detalle tienen a partir de un Smartphone.

A la hora de hacer tu zapato hacen que parezca un zapato normal pero, está adaptado a las medidas de tus pies. Por lo tanto es comodísimo a la vez que único. La toma de medidas digitales instantánea. Tienen unas máquinas con aprendizaje automático que están siempre tomando medidas y creando los ficheros digitales.

Imprimirlo en 3D es cuestión de horas, no de días. Y en el futuro cada vez será más rápido. Acabarán siendo minutos. Después ensamblan los zapatos que se tarda un par de horas de trabajo manual y los meten en una caja. Lo que más tarda es el envío postal hasta que lo recibes.

A partir de ellos puedes obtener medidas, las pulsaciones, los pasos que das cada día y las cargas que acarreas Si empezaran a poner sensores en los zapatos, podrían darnos información para que mejoremos tanto si eres un atleta olímpico que corre como si eres diabético. Si nos fijamos en los pies podemos empezar a transformar al ser humano tratándolo como un sistema completo. El desafío es inventar el futuro. Las impresoras 3D nunca habían hecho zapatos que puedes llevar de verdad y que duran 800 kilómetros.

Tuvieron que inventar los materiales.

Adaptar la impresora 3D.

Crear el software para tomar las medidas.

Averiguar qué es lo que te parece cómodo de un zapato y, tener que enviarlos.

Así que en un futuro lejano, que puede que no sea tan lejano,ni siquiera habrá fábricas.

Habrá una sola impresora 3D que tendrás dentro de tu armario. Cogerás el móvil, buscarás los zapatos que te gustan, le darás a un botón y se descargará a tu impresora 3D. Te vas a la cama y cuando te despiertas ya tienes zapatos. Ese es el futuro de esta tecnología. Moda hecha a medida para ti que llega a tu casa de una manera muy sencilla.